ATENTADO MADE IN USA

Publicado el 11 enero 2011 por Federico Michell Zavala

Apenas iniciado el año 2011, los medios informativos internacionales despuntaron con la noticia del atentado contra Gabrielle Giffords, una congresista de los Estados Unidos de América perteneciente al Partido Demócrata, atacada mientras celebraba un mitin en Tucson, Arizona, por un joven pistolero que le asestó un balazo en la cabeza, dejándola entre la vida y la muerte, para después continuar disparando a mansalva contra el resto de personas presentes en el sitio, matando a varios de ellos, inclusive una niña de nueve años y un juez de justicia.

Nada nuevo. Desde Lincoln hasta los Kennedy, pasando por Martin Luther King, Malcolm X y tantos más, bien sabemos como la ultraderecha estadounidense suele deshacerse “libre y democráticamente” de sus rivales políticos. Si, además, agregamos los cowboys liquidando indígenas y mexicanos, el Ku Klux Klan linchando negros o los cotidianos sucesos de niños y adolecentes asesinado a sus padres y amigos, o masacrando a sus compañeros de estudio o agrediendo a cualquier otra cantidad de mortales en cualquier lugar del “país de las libertades”, no cabe, pues, ninguna sorpresa.

Pura rutina; cuando más, imprevisibles e inevitables “daños colaterales”; o, como siempre arrojan las investigaciones de la policía, el FBI y el resto de organismos, “tan sólo el acto aislado de un desequilibrado mental”.

Lástima por Gabrielle Giffords. Lástima por el pistolero asesino (configurado —o desfigurado— a imagen y semejanza del sistema en que le tocó vivir). Lástima por las familias de ambos.

Pobre pueblo estadounidense. Pobres inmigrantes de los pueblos latinoamericanos que se arriesgan en busca del “sueño americano”. Pobres los restantes pueblos del mundo que sufrimos las intervenciones yanquis aplicadas para aliviarnos desinteresadamente del atraso e imponernos generosamente su civilizadora cultura de libertad, democracia y progreso al “estilo norteamericano”.

El Crucero, Managua, Nicaragua, martes 11 de enero de 2011.

Detalles de la entrada

Comentar

Su correo electrónico no será publicado.Los campos con * son obligatorios

*