LA SAGA JUVENIL DEL GRUPO DE AMIGOS DEL BARRIO DEL ÁGUILA – Cuarta parte

Publicado el 23 enero 2011 por Federico Michell Zavala

VIII

En el transcurso de la segunda mitad de los años sesentas del pasado siglo XX, la juventud nicaragüense, y el grupo de amigos del Barrio del Águila inmerso dentro de ella, recibió el influjo de la corriente psicodélica venida de los países desarrollados de habla inglesa y, en particular, del movimiento “jipi” extendido por los Estados Unidos de América, manifestándose en cambios de hábito respecto a la apariencia física y la indumentaria utilizada, el predominio de la música electrónica difundida como parte de dicha corriente y el consumo de mariguana.

Los hombres del grupo, aunque restringidos por la disciplina impuesta en los centros educativos, nos dejamos crecer el cabello y, cuando nos fue posible, bigotes y hasta barba. A la par, justamos nuestro vestuario según la informalidad y liberalidad de la nueva moda, caracterizada por el uso de desaliñadas camisetas, de ajustados, desteñidos y deshilachados bluyines o, también, de pantalones con ruedos acampanados. La principal transformación entre las mujeres —para suerte y dicha de sus admiradores— fue la adopción de la minifalda y de ceñidos pantaloncitos como parte de su vestimenta.

Tres integrantes del grupo de amigos del Barrio del Águila en la onda "jipi" - Managua, Nicaragua - cd1979

La extraordinaria evolución de la música juvenil anglosajona, anticipada y encabezada por The Beatles y otros artistas británicos y estadounidenses, impactó entre nosotros por sobre cualquier otra cosa de aquel movimiento. Escuchábamos con oidos deslumbrados a: The Beatles, ya mencionados, Bee Gees, Bob Dylan, The Byrds, Cat Stevens, Creedence Clearwater Revival, Crosby, Stills & Nash (& Young, en ciertos momentos), The Doors, Eric Burdon, Eric Clapton, Herman’s Hermits, Iron Butterfly, Janis Joplin, Jefferson Airplane, Jethro Tull, Jimi Hendrix, Joan Baez, Joe Cocker, John Denver, Led Zeppelin, The Mama’s And The Papa’s, The Monkees, The Rolling Stones, Santana, Simon & Garfunkel, Sly And The Family Stone, Steppenwolf, Them, The Turtles, The Who y otros varios. No entendiendo el idioma inglés, nos atrapaba, más que el mensaje de las palabras que apenas comprendíamos, las sensaciones auditivas casi táctiles trasmitidas y estimuladas por la desbordada lluvia de sonidos fulgurantes, desbocados y electrizantes salidos de las guitarras, órganos y baterías interpretadas por los grupos y solistas enlistados.

Grupo musical The Beatles - Reino Unido - cd1970

De manos de dicha música y arrastrados por el ambiente prevaleciente, descubrimos los efectos de relajación corporal y alteración de los sentidos producidos por la mariguana. Fumamos hierba dentro del grupo, unos más, unos menos, otros nada, como entre paréntesis, de manera ocasional, sin continuidad ni permanencia. Ninguno de nosotros llegó a sustituir su apego a la realidad por las placenteras sensaciones provocadas por la referida droga, y si alguno estuvo cerca en algún momento, el mismo grupo, junto a otros factores sociales y familiares, contribuyó a evitar que ello sucediera.

Aquel fenómeno juvenil surgido en el seno de las sociedades industrializadas del mundo capitalista occidental como contestación o como evasión del vacío material y espiritual devenido de las contradicciones propias de su desarrollo, impactó entre los jóvenes de otras latitudes, incluidos los de los países latinoamericanos, más que por su fondo, por su forma, por sus expresiones exteriores, en tanto respondía a realidades y problemáticas muy diferentes a las nuestras. De ahí que no lograse trascender más allá de sus manifestaciones compatibles tan sólo en base a los rasgos comunes propios de una determinada edad y lo atractivo de sus creaciones artísticas, plásticas y musicales. Menos todavía en Nicaragua, donde la cruda realidad económica, social y política imperante, agudizada por las condiciones impuestas por el represivo régimen somocista, requería la búsqueda de otras salidas de parte de su juventud. La psicodelia y el “jipismo” impactó, se expandió y después feneció. Quedó lo mejor de su música, cuya calidad la hizo perdurable aún para las actuales y próximas generaciones.

IX

Al llegar los últimos años de la década de los sesentas, los mayores de nuestro grupo estábamos próximos a concluir los estudios de bachillerato. La consecución del título de bachiller en ciencias, letras y filosofía, suponía la culminación de once años de estudio —seis en la primaria y cinco en la secundaria— que sólo un reducido porcentaje de nicaragüenses lograba completar por aquella época. Dado el aún menor número de los que alcanzaban niveles universitarios, dicho título de bachiller tenía un valor social y laboral mucho más elevado del que representa en la actualidad.

Fue así que, para principios del año de 1968, antecedidos por unos pocos que eran excepcionalmente mayores, los primeros de entre los que constituían el núcleo del grupo obtuvieron su título de bachiller, formando parte de la promoción 67-68. A finales del mismo año —el calendario escolar, de bianual, se transformó en anual ese año del 68, produciéndose, en consecuencia, dos promociones—, se graduó otro número de los nuestros, pertenecientes a la promoción identificada tan sólo como la de 1968, más lo hicimos dentro de la promoción del 69 y otros tantos siguieron en la de 1970. El resto de miembros, los más pequeños, terminaron sus estudios de educación media los años subsiguientes.

Según íbamos bachillerándonos, la mayoría pasamos a ingresar en alguna de las dos universidades entonces existentes en el país: la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) —pública, subvencionada por el Estado, cuyos orígenes se remontan a los primeros años del siglo XIX— y la Universidad Centroamericana (UCA) —privada, regentada por la orden religiosa de los jesuitas, fundada el año de 1961—, la primera con establecimientos en León y Managua y la segunda únicamente en la ciudad capital. Ciertos otros del grupo salieron a estudiar en la Universidad de San Carlos de Ciudad Guatemala, en Guatemala. Iniciamos, entre otras carreras,  las de derecho, medicina, odontología, ingeniería civil, ingeniería industrial, ingeniería química, arquitectura, psicología y periodismo, que unos concluyeron y algunos no.

X

Cumplidos ya los diecisiete o dieciocho años de edad y adquirida una mayor madurez, algunos de nosotros comenzamos a interesarnos y preocuparnos por el entorno social y político de nuestra patria. Dicho interés estuvo principalmente impulsado por las agudización de las contradicciones que configuraban la realidad nacional en aquel período. Por otra parte, el arribo a la universidad, entonces dinámico foco de efervescencia política, representó un potente catalizador en el despertar de nuestras conciencias.

General Augusto Cesar Sandino - San Rafael del Norte, Jinotega, Nicaragua - 7 de febrero de 1933

La historia reciente de Nicaragua —desde la independencia de la metrópoli española hasta nuestros días—, había estado marcada por los enfrentamientos y disputas entre las dos principales corrientes —conservadores y liberales— representativas de los intereses de las élites dominantes en el país. Desde fuera, las intervenciones de las potencias imperiales —Gran Bretaña al principio, Alemania en menor medida y, sobre todo, los Estados Unidos de América— en función del apoderamiento de los recursos y del control de la nación, a las que terminaron sometiéndose casi por entero las élites locales, constituyó otra constante histórica. Con salvadas manifestaciones —la campaña del sargento Cleto [Irigoyen] Ordóñez tras la independencia, el alzamiento de los aborígenes matagalpinos en 1881, la sublevación del general Benjamín Zeledón Rodríguez en 1912—, el pueblo permaneció todo el tiempo explotado, marginado y oprimido. La gesta popular, patriótica y antiimperialista del general Augusto César Sandino representó un hito dentro de la rebeldía popular y una fractura en la continuidad histórica dominante, que fue temporalmente interrumpido por el asesinato del héroe ocurrido el 21 de febrero de 1934. Después, la instauración a partir de 1936 de la sangrienta dictadura dinástica de los Somoza, llevaría a su máxima expresión los niveles de explotación y opresión padecidos por los sectores mayoritarios de la población nicaragüense.

Tales eran los principales elementos que caracterizaban la situación política a que nos vimos enfrentados los integrantes del grupo de amigos del Barrio del Águila. Carentes de formación política e ideológica, más que fundado en estudios o sustentado en un análisis riguroso, el proceso de toma de conciencia y el subsiguiente comprometimiento de nuestra parte estuvo dado por el impacto de la pobreza y el sufrimiento que comenzábamos a vislumbrar entre los sectores más vulnerados del pueblo, como de la salvaje represión practicada por la dictadura somocista. Nuestras motivaciones iniciales no iban más allá del derrocamiento de la dictadura que pensábamos única causa de las desgracias del país.

Varios integrantes del grupo de amigos del Barrio del Águila participando en la concentración política opositora al somocismo del 22 de enero de 1967 - Plaza de la República, Managua, Nicaragua - 22 de enero de 1967

En noviembre de 1966 nos vimos directamente afectados por el asesinato perpetrado por la Guardia Nacional (GN) somocista en la persona de Silvio Parodi Basset, dirigente político opositor cuñado de uno de los de nosotros. El 22 de enero del año siguiente varios del grupo participamos en la masiva concentración anti somocista convocada por la Unión Nacional Opositor (UNO) —concertación de las agrupaciones opositoras tradicionales de la burguesía encabezadas por el candidato del Partido Conservador de Nicaragua (PCN) a la presidencia de la república, doctor Fernando Agüero Rocha, mismo que después pactaría entregándose al somocismo—, en contra de la candidatura del general Anastasio Somoza Debayle, tercero en turno de la dinastía. La referida concentración terminó en la masacre de los manifestantes por parte del ejército de los Somoza, con un sinnúmero de muertos cuya cifra definitiva no se supo nunca.

Comandante Carlos Fonseca, fundador del FSLN - Sin lugar - cd1970

Pero los partidos políticos de derecha con su trayectoria de entreguismo, pactos y traiciones fueron dejando de representar una alternativa ante nuestros ojos, de manera que volteamos la mirada hacia el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) —organización revolucionaria surgida el año de 1963— encabezado por Carlos Fonseca Amador, que, desde la izquierda, retomaba la gesta de Sandino y proclamaba la lucha armada como método no sólo para el derrocamiento del somocismo, sino, también, para cambiar el sistema a favor de las grandes mayorías. El FSLN, gracias a la firmeza y mística ejemplar de sus primeros militantes, había comenzado a calar entre los sectores populares y gozaba de especial adherencia a lo interno del movimiento estudiantil universitario. Así que, a medida que ingresábamos a la universidad, de una u otra forma y en diferentes momentos, varios de nosotros nos acercamos a sus filas, incorporándonos y participando en la lucha contra la dictadura de los años setenta y, más adelante, en el proceso revolucionario impulsado en los años ochenta.

El Crucero, Managua, Nicaragua, domingo 23 de enero de 2011.

Detalles de la entrada

2 respuestas para LA SAGA JUVENIL DEL GRUPO DE AMIGOS DEL BARRIO DEL ÁGUILA – Cuarta parte

  1. Estoy pensando que es un poco impersonal porque hablás de una fiesta de quinceaños, uno de nosotros, etc. pero no mencionas nombres y esto es parte de una historia concreta. Se me ocurre pedirle a los miembros del barrio una pequeña biografía de un máximo de una página y algunas fotos. ¿Qué crees?

    • Siendo que en “La saga juvenil del grupo de amigos”… me propuse una crónica general acerca del grupo en sus diez años de existencia y siendo que sus integrantes fueron más de sesenta, evité hacer referencia a cada uno de los miembros en particular por parecerme demasiado extenso y quizás tedioso para los posibles lectores. Pienso que ello aplica mejor en la relación de actividades, eventos o momentos específicos del grupo en mención. Así aparecerá en las próximas entradas con imágenes fotográficas de los integrantes que tengo previsto incluir más adelante. Excelente idea recopilar y organizar una especie de inventario actualizado de todos los que formaron parte del mismo. Adelante!

Comentar

Su correo electrónico no será publicado.Los campos con * son obligatorios

*