Humor en la Red: DECLARACIONES ACERCA DE ACCIDENTES AUTOMOVILÍSTICOS

Publicado el 1 febrero 2011 por Federico Michell Zavala

Declaraciones hechas en formularios de seguros sobre accidentes automovilísticos donde los conductores tratan de resumir los detalles con el mínimo de palabras posible.

Volviendo al hogar me metí en la casa que no es y choqué contra el árbol que no tengo.

El otro coche chocó con el mío sin previo aviso de sus intenciones.

Creía que el cristal de la ventanilla estaba bajado, pero me di cuenta de que estaba subido cuando saqué la cabeza.

Choqué contra un camión estacionado que venía en dirección contraria.

El camión retrocedió a través de mi parabrisas y le dio a mi mujer en la cara.

El peatón chocó contra mi coche y después se metió debajo.

El tío estaba por toda la calle y tuve que hacer varias maniobras bruscas antes de atropellarle.

Saqué el coche del arcén, miré a mi suegra y me fui directamente al terraplén.

Tratando de matar una mosca choqué contra el poste de teléfonos.

Había estado todo el día comprando plantas y al volver a casa, cuando llegué al coche, un arbusto surgió de repente oscureciendo mi visión y no pude ver el coche que venía.

Llevaba cuarenta años conduciendo cuando me dormí al volante y tuve un accidente.

Cuando llegué al cruce apareció de pronto una señal donde nunca había habido una señal de STOP antes, y no pude parar a tiempo.

Para evitar colisionar con el parachoques del coche de delante, atropellé un peatón.

Mi coche estaba correctamente aparcado cuando, retrocediendo, le dio al otro coche.

Un coche invisible que salió de la nada me dió un golpe y desapareció.

Le dije al policía que no estaba herido, pero cuando me quité el sombrero descubrí que tenía fractura de cráneo.

Estaba convencido de que el viejete no llegaría nunca al otro lado de la calzada cuando le atropellé.

El peatón no sabía en que dirección correr, así que le pasé por encima.

Vi una cara triste moviéndose lentamente, cuando el señor mayor me rebotó en el lateral de mi coche.

La causa indirecta del accidente fue un tipo bajito en un coche pequeño con la boca muy grande.

El poste de teléfonos se estaba acercando y cuando maniobraba para salirme de su camino, choqué de frente.

Cuando el coche abandonó la calzada salí despedido; más tarde me encontré en un hoyo unas vacas sueltas.

Circulando normalmente por la carretera con mi automóvil me entraron ganas de hacer de cuerpo, por lo que paré el coche en el arcén y me fui a hacerlo a unos matorrales cercanos, y cuando estaba con los pantalones bajados, vino el contrario y me dio por detrás con el basculante (del camión, claro).

¤

Tomado de “Marqueze.net”, el jueves 18 de mayo de 2006; y de “Bromania.net”, el lunes 4 de junio de 2006.

Detalles de la entrada

Comentar

Su correo electrónico no será publicado.Los campos con * son obligatorios

*