ESCRITOS DE VEZ EN CUANDO – Parte I

Publicado el 9 enero 2011 por Federico Michell Zavala

PRESENTACIÓN

Casi nadie lo sabe, pero, de vez en cuando (muy, pero muy de vez en cuando) asoma en mí el poeta y, ensimismado, sigiloso y en secreto, tomo lira y pluma, me inspiro… y canto.

No porque sean muy fugaces los momentos, menos grave abuso semejante. Mas qué se va a hacer, nací nicaragüense y, según un conocido decir, en Nicaragua, de poetas y de locos todos tenemos un poco. Así que no soy el único. Otros muchos de mis paisanos cometen idénticos líricos desmanes. Sirva ello para explicar, si no para excusar, mi osadía literaria.

Durante buen tiempo me cuidé de mantener a resguardo mis escritos. Emborronando amarillentas y apolilladas hojas archivadas en carpetas, permanecieron casi siempre al fondo de oscuros archiveros, ocultos a otros ojos que no fueran los propios, excepto, quizás, a los de la persona que los hubo de provocar en cada caso. Ahora, al cabo de los años, me atrevo —impertinente— a exponerlos al escrutinio ajeno.

Son textos de amor y desamor, de encuentros y desencuentros, de introspectivos asomos a sensaciones, sentimientos y resentimientos. Espontáneos e imprevistos, más que para expresar, para restañar heridas, para conjurar fantasmas o exorcizar inquisidoras posesiones fueron escritos. No voy a intentar encubrir o justificar sus escasos méritos. Su valor es sólo para mí. Acaso una virtud puedan tener: la autenticidad de las ideas y emociones que les dieron origen, que recogieron y trataron de develar en su momento.

Valga lo anterior como advertencia. Doy cumplido el deber de prevenirlos. Leerlos, en adelante, correrá a cargo y cuenta de cada quien.

El Crucero, Managua, Nicaragua, domingo 9 de enero de 2011.

BIOGRAFÍA

Era un ser que vivía
para dentro.

Que de niño le gustaba
envolverse en el tejido
de una planta enredadera;
ir al filo del tejado
y contemplar la tarde:
pájaro,
sol,
brisa,
cantar de primavera;
imaginar que tenía una novia
habitando en el país
de las estrellas.

Que de grande recordaba
lo que hacía de niño
y deambulaba solo
entre la gente.

fmz
Managua, Nicaragua
15 de octubre de 1969
(En mi décimo octavo
cumpleaños)

Detalles de la entrada

Comentar

Su correo electrónico no será publicado.Los campos con * son obligatorios

*