ESCRITOS DE VEZ EN CUANDO – Parte II

Publicado el 9 enero 2011 por Federico Michell Zavala

ME GUSTAN TUS OJOS

Me gustan tus ojos
porque de ellos escapan
inconscientes
tus sentimientos,
enfrentados a sí mismos,
traicionándose íntimamente
y sin advertencia.

Como aquella tarde:
angustiados,
temerosos,
implorantes…

Hasta que tus ojos
fueron manos,
fueron labios,
fueron piel
entre mis manos,
encadenados a mis ansias
…libres al fin.

fmz
Managua, Nicaragua
Marzo de 1972.

EL SENTIR DE LAS PALABRAS

Después de sus manos
entre las mías,
estarme aquí
pensando en ella,
acechando su recuerdo
para intentar poesía.

Porque es con su ausencia
que recobro el sentir de las palabras
(no el que por sí tienen,
si no aquel que ella les da).

Así, escribir:
“sus manos entre las mías”,
no es tan sólo
el significado expreso al decirlo,
es más que todo
la trascendencia de sentirlo.

fmz
Managua, Nicaragua
Marzo de 1972.

INTIMIDAD ROTA

Entre el silencio vulnerable de cuatro paredes
y la transparente indiscreción de las ventanas,
con los nervios crispados de intimidad rota
por la amenazadora posibilidad de una voz
o el pasador no corrido de aquella puerta
que parecía —delatora— esperando ser abierta.

fmz
Managua, Nicaragua
Marzo de 1972.

ANTES DEL SUEÑO

Sentado-acostado (no estoy lo uno, ni lo otro), revolviéndome la mente para escribir cualquier cosa. Deteniéndome, porque de nuevo el insistente rostro insiste en plantarse, no sé si fuera, enfrente de mis ojos, o dentro, en algún compartimento de mi pensamiento. Probable que esté adentro, donde se ha alojado (sin pedir permiso, pero con mi consentimiento) y sale fuera para que pueda, además de sentirlo, verlo.

Antes de tomar el lapicero no sabía que escribir. Ahora tampoco. Si sé que su rostro estará todo el tiempo: entrepárrafos, entrelíneas, entreletras.

Paréntesis: Primera en muchas noches que percibo su rostro sin que me duela.

Pausa para encender un cigarrillo… sigo, con la sensación del humo al recorrer el conducto respiratorio que también sirve —según entendidos— para digestivo. Pasa por la cavidad bucal, acariciando el paladar, corre por la garganta, empujado por la contracción de la boca y, sobre todo, de la lengua, tan mansa dejándolo pasar, para volverse luego, lanzándolo en ese precipicio cuyo nombre no recuerdo, pero que…

La mente es tan ágil, la pluma tan torpe. Pensadas tantas cosas no escritas, ideas olvidadas que jamás volverán. Pensamientos engendrados, conceptos alumbrados para no ser tomados en cuenta, sepultados en su lugar de origen instantes apenas después de nacidos, archivados ocultos para siempre, sin volver a salir probablemente nunca, clasificados como “ideas de poca o ninguna importancia”.

Volvió de nuevo. Nunca se había ido, estaba atenuada, pero siempre presente. Toma fuerza y domina plenamente: Cabellos-frente-ojos-pómulos-nariz… labios deseados. Quiero intensamente estar a su lado y digo su nombre por si alcanza a escucharme.

fmz
Managua, Nicaragua
Abril de 1972.

NOCTURNO

Hay una pesadez en el ambiente,
como presagio de un nuevo terremoto,
no se mueve ni la hoja de un árbol,
ni siquiera una brizna de viento.

Sólo el agudo crepitar de los grillos
cristalizando en pedazos el silencio,
un ladrar de perros a lo lejos,
el vuelo de una lechuza por el tiempo.

Puedo escuchar el tictac de un reloj,
el crujir de los maderos en el techo,
los latidos lacerantes de mi corazón
cronometrando el vacío de tu ausencia.

fmz
León, Nicaragua
27 de diciembre de 1972
(Refugiado después
del Terremoto)

ESPIRAL DEL OLVIDO

Alrededor de vos
giro, reviro, prosigo,
reencontrando el camino,
desarraigándote a dentelladas,
desterrando por siempre tu recuerdo
en la total e irreversible espiral de mi olvido.

fmz
Managua, Nicaragua
31 de diciembre de 1973
(más que el fin de año)

Detalles de la entrada

Comentar

Su correo electrónico no será publicado.Los campos con * son obligatorios

*