ESCRITOS DE VEZ EN CUANDO – Parte IV

Publicado el 9 enero 2011 por Federico Michell Zavala

ME ASOMÉ EN TUS OJOS GRANDES

Me asomé en tus ojos grandes,
dulces, tristes, desvelados,
anegados por el llanto sin lagrimas
que te estrecha el alma.

Cual  si un dios quise ser
cisne, rocío, luz de estrellas,
para llegarme hasta vos
y trocarte en mi interior.

Mas en torno tuyo estaba el muro
—los valores, los rituales, los tabúes—
y no pude franquearlo…
Hizo falta el gesto que me diera alas.

fmz
Granada, Nicaragua
Febrero de 1983.

COMO ONDAS EN EL RÍO

Lanzo una piedra al agua
y se extienden sus efectos como anillos.
Igual, pero en opuesto sentido, fuiste entrándote en mí,
de fuera a dentro, habitándome pleno cada hueco de mi interior vacío.
¿Perdurará tu amor o se irá desvaneciendo como las ondas que se marchitan en el río?

fmz
Granada, Nicaragua
Marzo de 1983.

SI TE VAS DE MÍ

Si te vas de mí
no habrá venganza,
mi derrota
será tu castigo.

fmz
Granada, Nicaragua
Marzo de 1983.

Y QUÉ DECIR

Y ahora ¿Qué decir
a estos ojos
desprovistos de tu luz,
cómo explicar
a estos labios
sedientos de tu boca,
qué excusa dar
a estas manos
implorantes de tus senos y tu vientre,
cómo aliviar
esta piel que respira
a través de tu piel?

¿Sabrán perdonarme
si les digo
que lo puse todo
en el intento,
que aposté la vida
en el encuentro,
que si fracasé
no fue mi culpa
(vanos fueron
todos los empeños),
que otras fuerzas te alejaron
y te fuiste de repente?

Si no, que callen,
que guarden sus reproches
y te lloren en silencio,
que me dejen solo
expiándome en el fuego
de mi propio sufrimiento.

fmz
Granada, Nicaragua
Abril de 1983.

UNICORNIO ENCONTRADO

A Mercedes,
que sueña unicornios
y gusta de las canciones
de Silvio Rodríguez
.

Ningún unicornio se ha perdido,
todo es saber mirar para encontrarlo,
el nuestro pasta y crece y canta
en las praderas de tu vientre despierto,
pronto irradiará con su luz
alumbrando en tu regazo florecido.

fmz
Granada, Nicaragua
27 de julio de 1983.

CANCION DE CUNA

Para Natalia,
a tres meses de nacida
.

Por el cristal de la noche
que revela su esplendor,
asoma entre brumas la luna
celosa de tu arrebol,
para pintarte de nácar
con su pálido fulgor.

Caída del firmamento,
que por su ausencia reclama,
una estrella azul chiquita
tilitando con premura,
deja en tus labios dormidos
una sonrisa menuda.

La brisa, que no resiste
la calidez de tu risa,
por un resquicio se cuela
y por doquier revoloteando,
va y viene acariciando
la tersura de tu piel.

Una lechuza viajera,
cortando la densa noche,
llega exigiendo en su vuelo
con un sonoro sisear,
a todos guardar silencio,
que tu reposo es callar.

A mí, de pie ante la cuna,
—custodio de tu ternura—,
me basta velar tus sueños
para crecerme y volar,
que tu inocencia me trae
alas de antiguo soñar.

fmz
Granada, Nicaragua
9 de abril de 1987.

INSOMNIO

Las tres,
lanzan al viento las campanas
de la torre de La Merced.
Las tres, repiten desde Xalteva
pocos segundos después.

Por la calle,
sólo el eco de unos pasos trasnochados
mancillando la plenitud de la noche.
Un auto que transita lejos, muy lejos,
perforando apenas la valla de silencio.

Todo calla,
Granada, ávida de sueños… duerme.
Mientras, mi pensamiento vaga
perdido
en el centro de la nada.

fmz
Granada, Nicaragua
Julio de 1995.

NADA QUEDA

Nada queda
de lo que antes era,
ni siquiera
—de vez en cuando—
un breve fulgor
en tu mirar,
ni un gesto
—aunque sólo fuera—
para recordar
lo que antes era.

Nada queda.

fmz
Granada, Nicaragua
31 de diciembre de 1996.

MÁSCARAS

Voy a investirme de malo,
que no quiero me confundan
con perversos deambulando
como buenos disfrazados.

Prefiero pasar inadaptado
antes que ser asimilado
a aquellos siempre ocupados
tras del oro y el poder.

Debo mostrarme amargado
para no aparecer al lado
de quienes transitan felices
a la par del desgraciado.

Tengo que callar mis sueños,
que soñar está penado,
las ilusiones que aliento
son productos devaluados.

Quiero morir en pecado,
no vaya a ser me sepulten
con el ruin que santo entierran
de toda culpa liberado.

fmz
Granada, Nicaragua
Julio de 1997.

Detalles de la entrada

Una respuesta para ESCRITOS DE VEZ EN CUANDO – Parte IV

  1. mercedes vijil dice:

    Qué bonitos! Ya sabe la Natalia y Federico que les hicistes esos versos? Falta uno para Rodrigo, se lo merece también.

Comentar

Su correo electrónico no será publicado.Los campos con * son obligatorios

*